Estrategias para implantar la logística verde

0
297
La logística verde no sólo obedece a fines comerciales, ya que está muy relacionada con el sentido social que deben buscar las empresas, quienes tienen mayor interés en cuidar a la comunidad y al medio ambiente. continuación, profundizaremos en este tipo de logística, la cual está logrando tanta relevancia como la tradicional.

tires-1846674_960_720Para comenzar, es importante entender que la logística verde, también llamada inversa o reversa, se define como el manejo eficiente del flujo de materiales, productos terminados, información e inventario de lo qué va a ser reciclado o reutilizado, desde el punto donde perdió su vida útil, con el fin de recuperarlo, parcial o totalmente, de manera que se reduzcan costos e impacto ambiental.

Esta labor comprende todas las operaciones físicas y de planeación que facilitan la recuperación de los productos antes mencionados, su debido manejo, transporte y adecuación, partiendo desde el lugar de su fabricación hasta el punto donde debe recuperarse. Esto quiere decir que, en resumen, la logística en reversa ejecuta el mismo proceso de la logística tradicional, pero a la inversa, puesto que se encarga de trasladar la mercancía que haya sido desechada desde el punto en el que se encuentra hasta el lugar de disposición final.

¿Cuáles son los componentes de la logística verde? 

Desde la perspectiva de la logística empresarial, la logística inversa está integrada por los siguientes procesos de gestión:

  1. Retorno de productos que fueron rechazados por agentes en el canal de comercialización o por el consumidor final, así como inventarios por fin del ciclo de vida (por ejemplo, por cambio de temporada, caducados por fecha de vencimiento, entre otros).
  2. Retorno para la reutilización de envases (acondicionamiento del producto), empaques (acondicionamiento del lote comercial), embalajes (acondicionamiento del producto envasado y empacado en el vehículo del modo técnico de transporte principal en la cadena de transporte) y unidades de manejo (para el producto terminado en la cadena de distribución física, para el movimiento y posicionamiento de partes en el proceso de fabricación, para la gestión de proveedores en estrategias kan-ban).
  3. Reutilización de materiales (con base en estrategias específicas ciertos materiales pueden recuperarse para su reutilización; por ejemplo, los solventes en los procesos de extracción de aceites vegetales comestibles, los gases inhibidores de maduración en containers, frigoríficos específicos para frutas, entre otros)
  4. Reacondicionamiento de producto rechazado (mediante procesos de rehabilitación y acondicionamiento, un producto rechazado puede ser nuevamente colocado en el mercado).
  5. Manejo de residuos y/o desechos a reciclar, como los residuos y desechos de materiales del proceso de fabricación, los envases (si las reglamentaciones fomentan la devolución de éstos desde los consumidores a los puntos de venta), los empaques y los embalajes (en general, consolidados en los puntos de venta al consumidor final), que frecuentemente son enviados a terceros para ser sometidos a procesos de reciclado.
  6. Manejo de residuos y/o desechos peligrosos, que pueden ser enviados a recicladores o a sitios específicos para su procesamiento para disminuir su peligrosidad (por ejemplo: con tratamientos físicos, químicos, biológicos, desde el molido y el granulamiento, pasando por la compactación hasta la incineración) y, posteriormente, realizar su disposición final (desde relleno sanitario al encapsulado para confinarlo en instalaciones ad-hoc).
  7. Manejo de residuos y/o desechos para destrucción y disposición final.
  8. Manejo de materiales reciclados sustitutivos que reducen el uso de materiales vírgenes, que implican innovaciones en diseño de productos, nuevas estrategias de “sourcing” y desarrollo de proveedores, así como una reingeniería de la logística de aprovisionamiento.

El subconjunto de procesos de gestión en las situaciones señaladas anteriormente en los puntos A y C, y del E al H, integran lo que recientemente se conoce como logística Verde. Es claro que este tipo logística no se trata de un capricho, pues existen por lo menos tres vectores para su impulso:rubbish-1576990

  • Consideraciones de costo beneficio. Se desarrollan procesos con productos mejores con costo de producción más bajo, permitiendo la recuperación del valor de los envases, empaques, embalajes y unidades de manejo reciclables.
  • Requerimientos legales. Derivados de la protección a la salud y del ambiente, de consideraciones por costos de procesamiento de residuos.
  • Responsabilidad social. Generalmente, impulsada por organizaciones no gubernamentales y asociaciones de consumidores que, apoyados en su poder de compra, buscan productos más seguros y ambientalmente amigables. Obviamente las firmas nunca pierden dinero, detrás de ellas existe un posicionamiento mercadotécnico en un segmento “premiun” orgulloso de consumir de una manera “correcta”. 

Procesos en logística verde

En la logística verde los procesos se enfocan a cuatro objetivos claves:

  • Reducción de insumos vírgenes.
  • Reciclado.
  • Sustitución de materiales.
  • Gestión de residuos.

Veamos como en cada uno de los procesos de la logística empresarial se puede realizar un análisis enfocándose a los cuatro objetivos claves señalados.

Procuración y compras: Hace énfasis en el aprovisionamiento, desarrollo de proveedores y la adquisición de materias primas, componentes, materiales para envase, empaque, embalaje y unidades de manejo que sean “amigables con el ambiente”. Reducción de insumos vírgenes. Implica el desarrollo de actividades de ingeniería de producto y reentrenamiento de los recursos humanos, con el propósito de valorar las actividades de reutilización de materiales sobrantes, preferir materiales de origen reciclado, escoger contenedores, embalajes, unidades de manejo, empaques y envases reutilizables y reciclables, así como impulsar la cultura del “retorno”.

Reciclado: Es necesario desarrollar políticas de reciclado respetando el desempeño y/o estándares del producto. Utilizar materiales de origen reciclado y reciclables, explorar innovaciones tecnológicas que permiten utilizar materiales reciclados; financiar estudios para reducir el uso de materias primas vírgenes.

Sustitución de materiales: El incremento de la tasa de innovación en procesos de reciclado debe impulsar la sustitución de materiales, en particular de los más pesados por otros más ligeros, con igual o superior desempeño (como es el caso en la industria automotriz, donde los plásticos están sustituyendo masivamente partes de metal y vidrio en los automóviles, así como el aluminio o los materiales “composites” en los nuevos “chasises” de los camiones disminuyen la tara, facilitando un aumento de la unidad de carga para igual peso, por ejemplo.

Gestión de residuos: Las políticas de abastecimiento de materiales deben evaluar la tasa de residuos en la utilización de materiales, pues el manejo de residuos tiene un costo no despreciable y también puede ser necesario tener políticas de aceptación de muestras, si las exigencias de gestión de los residuos de éstas, o simplemente su disposición por rechazo, es costosa.

Transporte y gestión de tráfico:

El transporte y la gestión de tráfico es un proceso clave en logística Verde. Existen operadores especializados en el manejo de retornos de producto, retorno de envases reutilizables, materiales de envase, empaque y embalaje para reciclado, entre otros. Los costos del transporte alcanzan a un 25% de los costos totales de la logística verde.

Reducción de insumos vírgenes: En el caso del transporte, este aspecto es a considerar en la producción misma del transporte. Es necesario utilizar aceite reciclado, llantas o cubiertas reencauchadas o revulcanizadas, así como filtros reconstruidos, y baterías con celdas de plomo derivadas del reciclado de baterías dadas de baja.

Reciclado: Para el transporte de materiales a reciclar, generalmente, es necesario realizar un acondicionamiento para un mejor aprovechamiento de las unidades de transporte y disminuir los costos de flete. También, a veces, las normas exigen un pre-procesamiento para disminuir o controlar la peligrosidad de desechos.

Gestión de residuos: Para la disposición final de residuos, es conveniente que los vehículos que los transportan dispongan de ciertas capacidades: compactadoras, granuladoras, mecanismos de ayuda a la clasificación como cribas, fácil y adecuado acceso a la carga para realizar inspecciones, entre otros aspectos. También, el transporte de residuos exige un “ruteo” que minimice los impactos negativos en el tráfico y las comunidades (emisiones, ruido), así como una planificación integrada respecto a las decisiones de localización de las áreas de relleno sanitario y/o basureros industriales.

Almacenamiento e inventarios 

Este proceso en “Logística Verde” involucra cuestiones de localización, lay-out, equipamiento de infraestructura para el manejo y acondicionamiento para almacenar más adecuadamente.

Reducción de insumos vírgenes: En general, se trata de minimizar el número de almacenes y realizar una reingeniería para manejar los materiales sustitutos. Conviene insistir en los procesos de tercerización con operadores logísticos especializados.

Reciclado: Aquí se trata de manejar separadamente los materiales a reciclar de los desechos. Frecuentemente se necesita diferente equipamiento para el pre-procesamiento y, en general, los que manejan el material para reciclar pueden ser inversiones del operador logístico que se hará cargo de ellos. Los vinculados a desechos siempre implican un análisis de compromiso de costos con transporte.

Sustitución de materiales: Frecuentemente esta sustitución se da en el equipamiento de los almacenes, desde “racks” más durables, con un mejor tratamiento de electroforesis para las piezas metálicas, en el cambio de montacargas con motores de combustión por los que usan electricidad y que no contaminan.

Gestión de residuos: La gestión de almacenes de residuos exige una estricta operación FIFO y un respeto a la clasificación de peligrosos o no.

Envase, empaque y embalaje

Estos procesos son los que primeros fueron sensibilizados al inicio de la “Logística Verde”. Se ha trabajado mucho y existe una amplia experiencia en este aspecto.

Reducción de insumos vírgenes: La utilización en envases, empaques y embalajes de materiales reciclados y reciclables es la mejor estrategia para la gestión de la basura doméstica. Es la manera de reducir al máximo la utilización de insumos vírgenes y de generar la menor cantidad de “basura” que debe desecharse. Además, debe integrarse un programa que busque, entre otros aspectos, eliminar al máximo posible las necesidades de envases, empaques y embalajes, reutilizar (rellenar envases, recuperar empaques, adoptar embalajes reutilizables), evitar el doble envase/empaque, mejorar el desempeño del sistema producto-envase, aligerar el envase (reducir el espesor, adoptar materiales reciclados innovadores), diseñar el envase con menos materiales y más austero dentro de las normas exigidas para su desempeño, incrementar la cantidad de producto ofrecida al consumidor; diseñar envases, empaques y embalajes comprimibles y/o compactables; rediseñar el producto para reducir las necesidades de envases, empaques y embalajes. 

Reciclado: Las normativas establecen símbolos para señalar qué envases, empaques y embalajes se derivan de materiales reciclados, cuáles son reciclables y son reutilizables. 

Sustitución de materiales: Aquí es donde la experiencia es más amplia. Desde el cambio de vidrio por PET antes y ahora, en mercados muy exigentes con la protección ambiental, nuevamente del PET al vidrio en botellas, hasta el cambio de tarimas (paletas) de madera por otras de plástico.

Gestión de residuos: Las tecnologías para reciclar se innovan, haciendo que los residuos a desechar disminuyan. Sin embargo, para los que aún deben desecharse, también mejoran las tecnologías para el relleno sanitario, o se recupera energía de las incineraciones produciéndose calefacción urbana.

Por: Juan Pablo Antún

CoDirector Grupo de Investigaciones en Ingeniería de Transporte y Logística (GiiTRAL)

Universidad Nacional Autónoma de México

jantunc@iingen.unam.mx