El trancón en Medellín: el quinto peor del continente

0
673
**En 2017 cada conductor perdió 57 horas en congestiones, según un informe. ¿Qué hacer?

embotellamiento_en_buenos_airesDe cada 100 horas conducidas en Medellín, 21 se diluyen en congestiones vehiculares, lo que ubica a la capital antioqueña en la quinta posición del peor tráfico de Suramérica y en el puesto 23 entre 1.360 ciudades de 38 países, según el Informe Global de Tráfico de 2017, publicado este martes por la firma inglesa Inrix, consultora y analista de transporte. 

El informe añadió que cada conductor perdió 57 horas en congestiones, por lo que la ciudad cayó siete puestos con respecto a 2016, año en el que ocupó el puesto 30 en el mundo, con 50 horas y 19 por ciento del tiempo conducido gastado en tacos.

Los Ángeles (EE. UU., 102 horas perdidas), Moscú (Rusia, 91 horas), Nueva York (EE. UU., 91 horas), y Sao Paulo (Brasil, 86 horas), ocupan los primeros lugares del escalafón. Bogotá está en la sexta casilla en el mundo con 75 horas. 

Según el informe, las congestiones vehiculares no solo cuestan cientos de millones de dólares, sino que amenazan el crecimiento económico y reducen la calidad de vida. 

Graham Cookson, economista y director de Inrix, dijo que la congestión es un fenómeno global con un crecimiento progresivo y sostenido en el tiempo. 

El informe señaló que gastar dinero en infraestructura física no es la única opción y que pese a que las causas de la congestión son específicas de cada ciudad, la razón fundamental es el desequilibrio entre la demanda y la oferta de carreteras, por lo que la gestión de los carros circulantes es fundamental.

Hay varias medidas de gestión de demanda que propone Inrix: horarios de trabajo flexible para evitar viajes en horas pico, compartir los desplazamientos y fomentar el uso eficiente de las vías. Asimismo, adoptar soluciones de transporte inteligentes, tales como semáforos dinámicos y planificación eficiente de las obras viales. 

“Los conductores también necesitan información. Saber cuándo y dónde habrá congestión puede ayudar a planificar los recorridos”, dijo Cookson.

¿Qué camino debe seguir la región metropolitana? 

Durante el lanzamiento de la campaña ‘Muévete’ del Área Metropolitana en noviembre pasado, estrategia de movilidad sostenible, la entidad entregó un dato concluyente: si se pusieran, uno tras otro, todos los carros nuevos que se registran cada año en el valle de Aburrá, la fila mediría 700 kilómetros.

Es que el parque automotor metropolitano creció 186 por ciento en la última década, hasta llegar a 1.450.000 motos, carros, camiones y maquinaria.

El plan regional comprende varias acciones: mejoramiento de la infraestructura y del transporte masivo, expansión del sistema público de bicicletas EnCicla y renovación de los buses y busetas del transporte público.

Sara Arango, investigadora de Gestión Urbana de la Universidad de Nueva York, dijo que la voluntad política debe enfocarse en mejorar la gestión del transporte público y en tomar medidas efectivas que permitan que los modos masivos y no motorizados tengan prioridad. 

“Es muy importante regular el parqueo e implementar mecanismos como los cobros por congestión”, añadió Arango.

Carlos Cadena Gaitán, coordinador académico del Centro de Estudios Urbanos y Ambientales de Eafit, detalló que los tiempos que los conductores permanecen atascados en los tacos seguirán creciendo por una razón aritmética básica: el espacio no es suficiente para tantos carros.

“No podemos creer en el paradigma de que podemos expandir las vías hasta completar las proyecciones de crecimiento de los carros. Si tomamos ese camino, pavimentaríamos toda la ciudad. No hay obra vial que no se llene unos meses después de ser entregada. La razón: más calles atraen más carros; una ciudad para peatones y ciclistas atrae peatones y ciclistas”, aseguró.

El especialista en urbanismo y concejal Daniel Carvalho coincidió en que más vías no son la solución porque terminan induciendo la demanda: cuando hay más calles se incentiva el uso del automóvil, explicó. Indicó que debe haber más carriles exclusivos para el sistema de transporte público; se deben construir más kilómetros de ciclorrutas para viajes cortos; y se deben masificar aplicaciones para compartir el vehículo y el alquiler corto de automóviles.

“Las políticas públicas deben desincentivar el uso del transporte particular e incentivar, incluso con subsidios, los modos masivos y sostenibles”, concluyó.

**Por Juan Diego Ortiz – Periódico ADN Medellín

Tomado de diarioadn.co en:

http://diarioadn.co/noticias/el-trancon-en-medellin-el-quinto-peor-del-continente+articulo+16879546