FacebookTwitterGoogle PlusYouTubeLinkedin

Desde el ADN de las cadenas de suministro de clase mundial

Actualmente somos testigos de los cambios acelerados por los atravesamos en esta nueva era de la hiperconectividad. Para listar algunos de ellos, se pueden mencionar ciertas circunstancias, qué bajo la perspectiva empresarial, están ejerciendo incrementalmente una marcada presión sobre las operaciones y la logística de las empresas…

Se inicia con el portafolio de productos. Cada día la variedad de opciones en una tienda deslumbra y en la pasta dental se encuentra un singular ejemplo. Al remontarse a los años setenta, encontramos que las ofertas de Colgate y Crest eran de un solo tipo de pasta dental; sin embargo, en la actualidad sus opciones superan las 17 categorías para la primera marca y 42 para la segunda.

¿Qué ha pasado? Parece que la alta personalización del producto tiene bastante aceptación y con ello la exigencia por una configuración particular de los procesos. Podría intuirse que el afán desmedido de crear productos, estrategia del marketing tradicional, sea por la segmentación del mercado o por ganar distancia de la competencia, va arrastrando la adrenalina de la alta variedad al embudo caótico de un mal manejo de la complejidad operativa.

Por otro lado, el ciclo de vida de los productos tiende a reducirse. Mientras en las mesas de diseño los creadores de productos aún recuerdan cómo durante el siglo pasado el dimensionamiento del ciclo de vida de sus lanzamientos se medía en años, ahora esta variable se redefine en términos de meses, principalmente para productos de tecnología, el cual es considerado como uno de los segmentos de la economía más dinámicos, con un crecimiento de 3 a 1, solo en la última década.

En cuanto al mercado, el llamado tiempo de tolerancia del cliente, definido por los expertos como el tiempo que en el que el cliente está dispuesto a esperar para la entrega de un bien o servicio, también atraviesa un cambio sustancial y acelerado por el frenesí de la tecnología. Este parámetro anteriormente se establecía en términos de semanas o meses, sin embargo, en la actualidad debemos medirlo en días, a veces en horas, según el tipo de producto y su segmentación vinculada.

Bajo este primer enfoque, sin lugar a duda, estamos presenciando una transición amplificada y disruptiva en la complejidad de las cadenas de suministro, al pasar de las antiguas cadenas en parte lineales, integradas de manera vertical y con alcances preliminares domésticos, hacia cadenas de suministro que evolucionan en forma de red, altamente fragmentadas y extendidas globalmente, en donde la cantidad de materiales (bienes) con largos tiempos de reaprovisionamiento, crecen día a día influenciados por los parámetros revisados anteriormente, desafiando a empresas locales y globales a encontrar nuevas estrategias para garantizar la sostenibilidad mientras buscan la satisfacción de sus clientes.

¿Qué hacen las cadenas de suministro líderes frente a este desafiante entorno?

Para responder esta pregunta debemos inicialmente identificar las empresas, cuyas cadenas de suministro pueden considerarse como líderes globales. Anualmente y desde hace más de diez años, la consultora Gartner realiza el conteo de las 25 cadenas de suministro líderes y destacadas a nivel mundial, basándose en dos principales componentes: el rendimiento empresarial y la opinión de especialistas.

El primer componente se mide utilizando datos sobre la responsabilidad social y la financiera corporativa, disponibles públicamente. El componente de opinión, a su vez, se construye con la retroalimentación de expertos analistas en el campo, para evaluar el potencial futuro y reflejar el liderazgo de la compañía dentro de la comunidad global y en la cadena de suministro.

Encabezando la lista y por segundo año consecutivo, la empresa de consumo masivo, Unilever, lidera la lista, seguida de McDonald’s, Inditex S.A, Cisco Systems Inc. y H & M. También el retail, Amazon, ingresó este año a la lista Gartner, en reconocimiento a su liderazgo sostenido durante 10 años con su innovación en nuevos mercados, sus amplias capacidades logísticas y la presentación de patentes para mejorar la experiencia del cliente.

En términos generales, estas cadenas de suministro tienen un común denominador en el corazón de su estrategia. Todas han orientado su cadena de valor hacia la comprensión del cliente y su real capacidad de consumo, han transformado la capacidad de gestionar la información de la demanda como un factor diferenciador, para alinear sus operaciones hacia los cambios de ese mercado y reaccionar para garantizar el equilibrio rentable del negocio, mientras sincronizan sus cadenas de suministro enfocadas en agilidad, capacidad de respuesta e innovación.

Las empresas que constantemente aparecen dentro del conteo de Gartner han aprendido a desconectar estratégicamente el suministro y a integrar las funciones de planificación, para diseñar su cadena de suministro con un enfoque impulsado por la demanda. Estas empresas han migrado del tradicional enfoque de pronósticos (siempre erráticos) al llamado demand driven o reabastecimiento, una innovadora metodología para la planificación y gestión de inventarios y materiales, que incorpora conceptos Lean, TOC y MRP, permitiéndole a las organizaciones una producción alineada con la demanda real del mercado y así facilitar una mejor y más rápida toma de decisiones, tanto a nivel de planificación como de ejecución.

Las tendencias líderes y claves del 2017

Teniendo en la base de su estrategia la cultura demand driven, las cadenas que hacen parte del listado de Gartner exteriorizan una clara tendencia en tres aspectos claves: la digitalización de su cadena de suministro, organizaciones y capacidades adaptables, además del desarrollo y fomento de ecosistemas saludables.

Las compañías líderes están creando conexiones digitales dentro y a través de las operaciones de su cadena de suministro. Se apoyan en soluciones que combinan sensores del internet de las cosas (IoT), cloud computing y análisis avanzado. Estos líderes, simplemente consideran la digitalización como un soporte ágil a los productos existentes, y como un mecanismo para reducir tiempos y no costo.

Las empresas líderes tienen la capacidad de adaptarse mejor a los cambios de entorno. Han creado modelos de servicio modular de la cadena de suministro, para soportar de forma más rápida y flexible diferentes necesidades y resultados empresariales, acelerando actividades como la integración de fusiones y adquisiciones.

Se han dado cuenta que el éxito depende de la salud de los ecosistemas críticos dentro y alrededor de ellos. Los expertos creen que las principales cadenas de suministro se centran tanto en el suministro ético como en el apoyo al bienestar de los clientes, al igual que en la adquisición y el desarrollo del talento.

En resumen, las cadenas de suministro líderes han fraguado en su ADN al cliente y su demanda en tiempo real, y sobre ello construyen tendencias que se alejan de las decisiones basadas en pronósticos de históricos. Los líderes enfrentan los requerimientos del mercado con datos frescos e información temprana, evitando usar el retrovisor de las ventas pasadas por ser causal de riesgos financieros, estratégicos y organizacionales.

Pero ¿Qué aspectos subyacen dentro de estos componentes diferenciales que marcan la tendencia en los miembros del listado de las 25 empresas más importantes de la cadena de abastecimiento? Se lo puede construir en detalle:

Tendencia 1: La digitalización de la cadena de suministro

La digitalización obedece a las conexiones virtuales a lo largo de la cadena de suministro. En esta categoría podemos mencionar soluciones específicas o una combinación de ellas: internet de las cosas (IoT), sensores, información en la nube, ciberseguridad, big data, herramientas avanzadas de análisis, entre otras. Extendiéndose hacia plataformas compartidas para la gestión de recursos como espacios de bodegas y servicios de despachos de última milla.

Según una encuesta realizada por Oracle a un grupo de ejecutivos senior, se identificó que en la actualidad hay múltiples procesos realizados a nivel de la nube. De los encuestados, el 75 % despliegan más de tres procesos. Los procesos tradicionales como la gestión de pedidos, el almacenamiento y el transporte, son los procesos más prevalentes, que actualmente residen en la nube, representando el 46%, 45% y 45%, respectivamente. También la fabricación, comercio global y planificación de la cadena de suministro con un 41%, 40% y 40%, respectivamente.

En el sector de consumo masivo, la capacidad de tener visibilidad en percha está desafiando el tiempo real. A través de sensores dimensionales y herramientas analíticas, se trazan planogramas para retroalimentar la disponibilidad de producto, su información que junto con patrones y señales de la demanda permiten configurar un adecuado suministro. En las tiendas, Amazon Go se está probando y valorando el impacto de esta tecnología, donde el mínimo movimiento de los compradores es censado a través de los dispositivos instalados, mapeando cada movimiento desde el momento en que el cliente toma el producto y lo paga o lo devuelve, todo en tiempo real.

Cada dispositivo digital localizado a lo largo de la cadena de suministro desde plantas, transporte, bodegas hasta puntos de ventas, interactúa con su entorno, generando un flujo de información y data sin precedentes, con ello se diseña una red logística digital, donde cada eslabón de la cadena se conecta y sensibiliza con alertas, tendencias, disponibilidad y los riesgos inherentes de la operación.

grafico_1

Basado en encuesta realizada por IDG Connect en nombre de Oracle.

grafico_2

Basado en encuesta realizada por IDG Connect en nombre de Oracle.

grafico_3

Basado en encuesta realizada por IDG Connect en nombre de Oracle.

 

Tendencia 2: Capacidad y adaptabilidad organizacional

Los gerentes de cadenas de suministro declaran sin titubear que la complejidad es uno de los mayores desafíos que enfrentan en la actualidad, hecho ampliamente discutido en el último reporte de la MSU (Michigan State University) y APICS: “Más allá del incremento de la complejidad de las cadenas de suministro del siglo XXI”, donde se profundiza en el riesgo inherente de la complejidad al ser un causal del incremento de costos, pero también un factor potencial de nuevos ingresos. El constante crecimiento de productos, clientes, canales, y localizaciones geográficas incrementan la complejidad, donde las cuatro primeras fuentes son sintetizadas en el confort del cliente, la globalización de las operaciones, multiplicidad de proveedores junto con las tendencias de negocios y del supply chain.

Algunas de las más creativas cadenas de suministro han definido modelos de servicios modulares, para gestionar variantes de sus capacidades funcionales y poder configurar perfiles de manufactura MTS (make-to-stock), MTO (Make-To-Order) o ETO (Engineer-To-Order). Ellas están cambiando la forma en que planifican y ejecutan sus cadenas de suministro, pues saben que el mayor despilfarro de recursos se origina en una mala planificación de los materiales suministrados a bodegas, plantas, puntos de venta y por ello están alejándose de los pronósticos basados en ventas históricas, para migrar hacia modelos de reposición activados por la demanda real (DDMRP Demand Driven Material Requirement Planning), los cuales les provee las herramientas para desacoplar la demanda del suministro, dotándoles de flexibilidad, sincronización, visibilidad y la rapidez hacia los mercados, al ser un potente driver para la reducción de los lead time (tiempo transcurrido desde que el cliente pone una orden de compra y recibe su producto).

A su vez se están integrando un innovador modelo llamado Demand Driven Adaptive Enterprise, para la gestión, operación de las empresas, su adaptación a entornos complejos y volátiles. En este se integra un modelo de operación controlado por la demanda, S&OP impulsado por demanda y S&OP adaptable, para generar un retorno sostenido sobre el patrimonio, así como el desarrollo del talento.

Tendencia 3: Desarrollo y fomento de ecosistemas saludables

La tercera tendencia bordea el aspecto ético y de respeto en términos de medio ambiente, personas y relaciones con los partners (proveedores, empleados, clientes, a lo largo de la cadena de valor). El enfoque es la sostenibilidad, primando el equilibrio entre cada uno de estos actores y la rentabilidad del negocio, mientras se promueve el manejo eficiente de recursos naturales, control de emisiones, efluentes y manejo de residuos peligrosos como parte vital de la estrategia de cadenas de suministro maduras.

Cada estrategia aplicada por los líderes del de esas 25 empresas líderes y sus prácticas innovadoras más temprano que tarde, serán el nuevo paradigma que reemplace los tradicionales. Sin opción a elección se adoptarán estos cambios y quien espera un futuro cercano para competir con más productividad, tiene que recordar que el tiempo corre y que ya estamos tarde. El mundo está globalizado y aplanado. El Futuro es Ahora.

Por: Alex Donoso C. MBA. MSCM. DDP. CLTD. APICS Associate Instructor

Director General Centro Ecuatoriano para la Excelencia Operacional

Adonoso@ceeo.ec

 

 

(Visited 461 times, 2 visits today)

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Zona Logística
Edición impresa